28 DE SEPTIEMBRE DIA POR LA DESPENALIZACION DEL ABORTO EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE.

 

Cada 28 de septiembre se celebra el día por la despenalización del aborto en América Latina y El Caribe, pero ¿Por qué pedir la despenalización del aborto? en nuestro contexto salvadoreño esta pregunta tiene una gran respuesta. Una mujer joven a la se le llamo  “Manuela”,  fue a buscar ayuda de emergencia en un hospital de su localidad por presentar una hemorragia fuerte, el personal médico asumió que ella se había provocado un aborto sin presentar prueba alguna optaron por  denunciarla a las autoridades policiales y la esposaron a la camilla del hospital, ella fue condenada a 30 años de cárcel, el juez que dicto el fallo aseguró  que: “su instinto materno debió haber prevalecido” y “que ella debió haber protegido al feto”. Tras estar varios meses en prisión se descubrió que ella presentaba una enfermedad que se denomina linfoma de Hodgkin (que es una inflamación de los ganglios) la enfermedad tuvo relación directa con la hemorragia que ella presento cuando acudió al hospital por ayuda, desafortunadamente su enfermedad estaba bastante avanzada, y así es como en abril del 2010 ella muere siendo una prisionera y dejando huérfanos a dos niños con sus padres que ya son dos señores de avanzada edad y en situación de extrema pobreza.

Este año conocimos el caso de Beatriz una joven de 22 años y de escasos recursos económicos que pidió al estado salvadoreño poder interrumpir su embarazo ya que ella padece de una enfermedad llamada lupus eritematoso discoide y el feto era anencefálico no tenía posibilidades de vida, es así como ella por su salud decide que le interrumpan  su embarazo, por lo que pide un amparo a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia para que el estado le permita a sus médicos realizarle la intervención, Beatriz espero mucho tiempo para que la Sala de lo Constitucional  emitiera un fallo que resultaría nada favorable para Beatriz que ya en ese momento estaba en una situación de salud muy delicada, debido a este fallo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  ordenó al Estado Salvadoreño que tomaran medidas cautelares para que a Beatriz se le interrumpiera su embarazo lo más pronto posible para salvar su vida.

Así como los casos mencionados anteriormente, existen otros como los de Karina Clímaco, Cristina Quintanilla que fueron condenadas al igual que Manuela a 30 años de cárcel tras haber sido acusadas de asesinar a sus hijos, tras haber sufrido abortos no provocados, y que han logrado salir libres, pasaron años sin ver a su familia y lejos de sus hijos, son años que se perdieron injustamente y en que aplazaron sus proyectos de vida, ese tiempo perdido el estado no se los ha reconocido, y no se han preocupado en  enmendar los daños causados a estas mujeres y otras que siguen en prisión injustamente, igual tenemos el caso de Teresa otra mujer acusada no a treinta años sino 40 años  y recientemente el caso de Xiomara una joven de 19 años, madre de una niña de 4 años que lleva ya en presión 11 meses y que también la han acusado de homicidio  y ha sido condenada a 10 años de cárcel.

Por estas mujeres y por muchas otras que están pagando condenas injustas y otras que han muerto por abortos inseguros practicados en situación de riesgo e insalubres es que defendemos del derecho a decidir de cada mujer a interrumpir su embarazo. La ley que penaliza el aborto es una ley discriminatoria y de doble moral, ya que el perfil de las mujeres criminalizadas es que son mujeres jóvenes, pobres, sin posibilidades de defensa profesional y madres solteras, las mujeres de otra clase social que tienen las posibilidades de practicarse un aborto en clínicas privadas o fuera del país no son perseguidas ni por la ley ni por el sistema machista, fundamentalista y patriarcal del estado.

No se debe interponer la vida de un no nacido como lo llaman los fundamentalistas, ante la vida de una mujer que ya es sujeta de derechos, que es ciudadana y que el estado debe proteger y que tiene proyectos de vida concretos.

Como Catolicas por el Derecho a Decidir estamos a favor de la vida, y de la vida digna, de la vida de las mujeres, de su dignidad y de sus derechos como seres humanas dotadas de razón y libertad de conciencia, valor fundamental para la iglesia y que encontramos en sus documentos oficiales tales como:

El Concilio Vaticano II en la Gaudium Et Espes #17 establece que “Por consiguiente, la dignidad del ser humano requiere que obre según una libre y consiente elección, movido e inducido personalmente desde dentro, no por un impulso ciego o una mera coacción externa”, y también dice que: “Nadie debe ser castigado, a no ser que la violación externa de una ley o precepto que ha cometido le sea gravemente imputable por dolo o culpa”. (Canon 1321). Esto significa que la ley penal de la iglesia  no se debe aplicar de manera indiscriminada, se deben considerar las atenuantes que establece el canon 1323 que dicta:

Canon 1323: no queda sujeto a ninguna pena quien, cuando infringió una ley o precepto:

1– aun no había  cumplido dieciséis años.

2– Ignoraba sin culpa que estaba infringiendo una ley o precepto y a la ignorancia se le equiparan la inadvertencia y el error.

3– Obro por violencia, o por caso fortuito que no pudo preverse o que, una vez previsto, no pudo evitar.

4– Actuó coaccionado por miedo grave, aunque lo fuera solo relativamente, o por necesidad o para evitar un grave perjuicio.

5– Actuó en legítima defensa.

6– Carecía uso de razón.

7– Juzgo sin culpa que infringía la ley.

La Ley de la iglesia es bastante seria en decir que no se debe aplicar una sanción a una persona de manera indiscriminada, se tiene que ver antes la situación de vida de la persona, ya que la misión del Código de Derecho Canónico es “la salvación de todas las personas” y como hemos visto la jerarquía católica en El Salvador solo se ha dedicado a condenar indiscriminadamente a las mujeres mas pobres.

Le recordamos a la iglesia que no debe argumentar en contra del Derecho a Decidir de las mujeres con dogmas fundamentalistas, ni desde el machismo y misoginia de la jerarquía católica y grupos extremistas religiosos.

Exigimos que las iglesias respeten la autonomía y libertad de conciencia de las mujeres para decidir sobre sus, cuerpos, sexualidad y reproducción.

Exigimos a la jerarquía de la iglesia católica de El Salvador respetar y promover los derechos humanos de las mujeres, dejando de intervenir en sus decisiones y en las políticas y leyes del Estado que tengan relación con su salud y derechos sexuales y reproductivos.

Exigimos a los funcionarios publicos el respeto a la laicidad del estado dejando en el ámbito privado su práctica religiosa para legislar a favor de los derechos de las mujeres y no en base a sus creencias dogmaticas.

 

¡¡¡¡¡¡¡POR LA VIDA, SALUD Y LIBERTAD DE TODAS LAS MUJERES EXIGIMOS LA DESPENALIZACION DEL ABORTO YA!!!!!!!

CATOLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR EL SALVADOR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s