QUEREMOS UNA IGLESIA DIFERENTE: “INCLUSIVA, EQUITATIVA Y HUMANISTA”

 

El Vaticano en los últimos años ha sido centro de polémicas a nivel mundial y en especial por los casos de pederastia que se han ocultado, las discriminaciones a la comunidad de la diversidad sexual, la marginación de las mujeres y la pasividad con que ha abordado los conflictos mundiales que tanto daño han hecho a la humanidad y el mal manejo de fondos financieros.

Sabemos que Benedicto XVI renuncio al papado por motivos de salud, pero sabemos también que él tenia detrás toda una historia de corrupción y encubrimiento de faltas morales en el vaticano, cosa con la que ya no podía lidiar mas por la presión y control que ejerce la curia vaticana. Sabemos que no es fácil luchar con los poderes del mundo pero ante las injusticias es necesario recordar la vida de Jesús de Nazaret hombre fuerte y valiente que atacó la corrupción y doble moral de la clase social religiosa de su tiempo y lo hizo aun sabiendo que le esperaban graves consecuencias, no se dejo manipular, ni mucho menos que se apropiaran de su discurso distorsionando su mensaje de liberación.

Como mujeres de fe y feministas ante este hecho de renuncia del Papado de Benedicto XVI queremos exigir a la curia del vaticano un representante coherente y consecuente con los valores del Reino de Dios proclamado por Jesús, que predique las Bienaventuranzas para todas y todos aquellos que han sido excluidos por ser y pensar diferente, que quite de las espaldas la carga pesada de las leyes injustas y patriarcales que les son impuestas a las mujeres que les impiden vivir una vida plena y digna, una iglesia que multiplique y comparta el pan con toda una humanidad diversa.

Queremos una nueva iglesia que haga presente el Amor de Dios padre y madre, que no someta, controle ni excluya, sino que de apertura y respuestas a las verdaderas necesidades de las personas, que arranque de raíz las injusticias y doble moral y edifique fortalezas de justicia y libertad, queremos una iglesia que incluya el ministerio de las mujeres y las reconozca como verdaderas constructoras de justicia y paz a favor del Reino, de igual forma que respete y garantice el derecho a decidir de mujeres y hombres sobre su sexualidad y reproducción como dueños  que son de su cuerpo.

Exigimos una iglesia donde las y los pobres y marginados reclinen la cabeza y puedan descansar y ser redimidos, una iglesia que emane justicia y libertad para todas las personas sin discriminación y exclusión alguna, que haga realidad el Concilio Vaticano II, una iglesia que haga presente la praxis de Jesús con entrañas de misericordia.

Como católicas por el Derecho a Decidir mantenemos la esperanza de que el próximo Papa tenga un pensamiento diferente y de un mensaje liberador, y que acoja los diferentes pensamientos y recomendaciones de toda la feligresía católica.

 

CATOLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR EL SALVADOR

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s