Hambre de anticonceptivos en los países en desarrollo

Cristina de Martos | Madrid

Actualizado jueves 21/06/2012 08:25 horas

Aquí, en los países ricos, cuesta imaginarse las relaciones sexuales como una lotería. Pero en el mundo emergente, sin disponibilidad de métodos anticonceptivos modernos y eficaces, para muchas mujeres, lo son. Un informe elaborado por el Instituto Guttmacher y el UNFPA (el Fondo de Naciones Unidas para la Población) indica que 222 millones de mujeres en edad fértil no tienen acceso a una planificación familiar adecuada.

“El deseo de formar familias más pequeñas está creciendo en muchas partes del mundo. Sin embargo, muchas mujeres aún no pueden tener el número de hijos que quieren cuando ellas quieren“, ha explicado Sharon Camp, presidenta del Instituto Guttmacher, una organización estadounidense dedicada al estudio de la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

A pesar de los esfuerzos para generalizar el acceso a la planificación familiar, este cambio en las preferencias familiares y el aumento de la población hacen que muchas mujeres que lo desean no puedan utilizar los anticonceptivos que les permitirían manejar su fertilidad. Entre 2008 y 2012, el número de mujeres que accedió a estos métodos creció a razón de 10 millones al año, una cifra insuficiente y muy inferior a la del periodo entre 2003 y 2008 (20 millones anuales).

Así, aún hay 222 millones de mujeres sexualmente activas que necesitan anticonceptivos modernos y que, por el contrario, no están utilizando ninguno. Estas representan el 26% de los 867 millones que tienen esta necesidad en los países pobres y sólo son cuatro millones menos que en 2008.

Necesidades enmascaradas

Estas cifras indican que, en conjunto, se están produciendo algunos progresos. Sin embargo, no sólo son insuficientes, sino que enmascaran un panorama muy negativo en algunas regiones del mundo. Mientras que los países del este de África o del Sudeste Asiático han mejorado en la proporción de mujeres que acceden a la anticoncepción moderna, en el oeste y el centro de África no ha habido ningún cambio y menos del 10% utiliza estos métodos.

Es más, según este informe, “en los 69 países más pobres del planeta, donde reside el 73% de todas las mujeres que no tienen esta necesidad cubierta en el mundo en desarrollo, el número ha aumentado de 153 a 162 millones“. Allí donde la necesidad es mayor, menores son los logros.

Las razones más frecuentes por las que las mujeres no usan anticonceptivos modernos son “la preocupación ante los posibles efectos secundarios, la percepción de que no existe riesgo de embarazo, la oposición de la pareja u otras personas, tener un conocimiento inadecuado sobre estos métodos o dificultades en el acceso”, indica el documento.

Traducir el dinero en vidas

Para salvar estos obstáculos se necesita, sobre todo, dinero. Los cálculos del Instituto Guttmacher y el UNFPA sitúan el coste anual actual de los anticonceptivos en los países en desarrollo en 4.000 millones de dólares (unos 3.150 millones de euros). Para cubrir todas las necesidades actuales, gobiernos, organismos internacionales, ONG y demás actores deberían invertir 4.100 millones más.

Este desembolso, difícil en los tiempos que corren, tendría un retorno muy valioso. Si las necesidades de estas mujeres estuvieran cubiertas, este año se reducirían en dos tercios los embarazos no deseados, habría 26 millones menos de interrupciones voluntarias del embarazo, siete millones menos de abortos espontáneos y 21 millones menos de nacimientos indeseados.

Además, se evitaría la muerte de 79.000 mujeres por causas relacionadas con el embarazo, 600.000 muertes neonatales y 500.000 postnatales, lo que contribuiría a acercar un poco más los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir la mortalidad materna e infantil. En dinero, la inversión extra de 4.000 millones supondría un ahorro en gastos sanitarios de 5.700 millones.

Y algo más, “satisfacer la demanda global de planificación familiar voluntaria no sólo salvará y mejorará las vidas de mujeres y niños, también dará poder a las mujeres, reducirá la pobreza y, a la larga, creará países más fuertes”, ha subrayado Babatunde Osotimehin, director ejecutivo del UNFPA. Los esfuerzos para solucionar este problema, ha añadido, “deben empezar por las más vulnerables, mujeres pobres, de zonas rurales y gente joven, donde nuestro futuro descansa”.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/06/20/mujer/1340216564.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s